Forúnculos: remedios caseros

Para los pequeños forúnculos, estas medidas pueden ayudar a curar la infección más rápidamente y evitar que se propague:

  • Aplique una toalla tibia o una compresa en la zona afectada: Haga esto por lo menos 10 minutos cada dos horas. Si es posible, primero humedezca el paño o la compresa en agua tibia con sal. Esto ayuda a la ruptura de ebullición y que se agote más rápidamente.
  • Nunca se debe apretar o pinchar un furúnculo: Esto puede propagar la infección.
  • Lávese bien las manos después de tratar un forúnculo: Además, lave la ropa, las toallas o compresas que han tocado la zona infectada, especialmente si tiene furúnculos o carbunclos recurrentes.

Información sobre los forúnculos y sus síntomas, causas y tratamiento